Dijeron que la vacuna del COVID-19 los enfermó. Y se hicieron virales [Wired]

En Facebook, vídeos de personas afirmando presentar inquietantes efectos secundarios por la vacuna del COVID-19, han sido vistos por millones de usuarios. La verdad detrás de ellos, no tiene el mismo alcance.

[Este artículo fue escrito por Gian Volpicelli y su versión original fue publicada en inglés el 23 de enero de 2021, por Wired.co.uk.]

Los vídeos de Facebook sobre el tema son breves pero inquietantes. En uno de ellos, publicado en el perfil de Shawn Skelton, residente en Indiana, se la ve estremeciéndose en lo que parece una cama de hospital, con una expresión de agotamiento en su rostro. En otro, Skelton pasa más de un minuto sacando la lengua mientras se retuerce de forma extraña. Otros tres vídeos -todos de apenas unos segundos de duración- fueron publicados por Brant Griner, de Luisiana, y muestran a su madre Angelia Gipson Desselle temblando violentamente y luchando por caminar en una habitación de hospital poco iluminada.

En todos los vídeos se hacía la misma afirmación: tanto Skelton como Desselle habían sido vacunados contra el Covid-19 poco antes de desarrollar sus temblores, y la vacuna, según ellos, era la culpable. No hay pruebas de que esto sea así. Pero, en Facebook, la verdad rara vez importa. Durante días, los vídeos se difundieron sin control, acumulando millones de visitas y decenas de miles de comentarios. Desprovistos de contexto y, aún ahora, difíciles de comprobar, su difusión es la última salva en la lucha por desmentir la desinformación y la desinformación sobre las vacunas. Hasta la fecha, los vídeos han sido compartidos por grupos de Facebook que promueven las medicinas naturales y alternativas, antivacunas, teóricos de la conspiración del 5G y por la extrema derecha.

Según CrowdTangle, una herramienta de información propiedad de Facebook y operada por ella, el primer vídeo de Skelton, publicado el 7 de enero, había sido visto por más de 4,4 millones de personas hasta el 19 de enero. En Twitter, el vídeo se ha compartido 10.300 veces, con 1,4 millones de visitas, según Lydia Morrish, periodista de medios sociales de First Draft.

Los datos de CrowdTangle muestran que uno de los vídeos de Griner, publicado por primera vez el 10 de enero, fue visto más de 5,2 millones de veces. Aunque algunos comentaristas se mostraban escépticos, la mayoría de los comentarios dejados bajo los vídeos eran de personas que parecían preocupadas por los supuestos efectos de la vacuna; algunos ensalzaban los beneficios de la curación por la fe, otros compartían teorías conspirativas de las grandes farmacéuticas y pregonaban productos que, según ellos, podrían ayudar a las mujeres a recuperarse. Un comentarista expresó su esperanza de que los médicos encuentren una cura para la vacuna.

A medida que los vídeos se iban extendiendo por Facebook, empezaron a aparecer en grupos de WhatsApp y en la aplicación de mensajería Telegram. Aquí, rebotaron de canal en canal, arrasando en los grupos de extrema derecha y afines a QAnon que han ido floreciendo en la plataforma en las semanas posteriores a la insurrección del Capitolio. Una versión del vídeo de Desselle que circuló en Telegram fue vista más de 100.000 veces. Las noticias basura y los medios alternativos publicaron historias tanto de Skelton como de Desselle, y la historia de esta última fue difundida en un segmento de RT, una cadena de noticias controlada por el Estado ruso.

El impacto que generan los vídeos hace que su difusión sea comprensible, pero también peligrosa en medio de una pandemia, y en el inicio de una campaña de salud pública que ya está lidiando con niveles sin precedentes de dudas sobre las vacunas en algunos países. Especialmente cuando pocas de las afirmaciones hechas en los vídeos pueden ser verificadas.

Skelton, empleada de una residencia de ancianos en Oakland City, Indiana, afirma haber recibido la vacuna Moderna COVID-19 el 4 de enero. Los temblores, dice en un Facebook Live del 13 de enero -en el que se contorsiona en un banco con un jersey rosa- comenzaron tres días después. Skelton no respondió a las múltiples peticiones de comentarios. La residencia donde trabaja no respondió a los múltiples correos electrónicos en los que se le preguntaba si Skelton había recibido efectivamente la vacuna.

La propia Skelton publicó el 16 de enero en su perfil de Facebook una foto de lo que parecía ser una tarjeta de vacunación de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos. Pero el lote de vacunas que se le administró según la tarjeta no parece estar relacionado con ningún informe de reacción adversa a la vacuna en Indiana, según el VAERS, el sistema de notificación gestionado por los CDC y la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos. De hecho, los ocho casos de reacciones adversas a cualquiera de las vacunas COVID-19 notificados en Indiana desde el inicio de 2021 involucraron a personas mayores de 60 años -Skelton, según su tarjeta de vacunación, tiene más de cuarenta años-. Cualquiera puede notificar las reacciones adversas al VAERS, incluidos los propios receptores de las vacunas, pero se recomienda encarecidamente a los médicos y profesionales que lo hagan cuando encuentren lo que parece ser una reacción adversa.

Y según los mensajes de Skelton, los médicos que la visitaron cuando fue hospitalizada por sus temblores el 11 de enero descartaron que la vacuna Moderna pudiera haber desempeñado un papel. Un médico del Deaconess Orthopaedic Neuroscience Hospital, el centro donde Skelton fue tratada, aunque no es alguien que la haya tratado personalmente, dijo a la prensa local que los temblores no son uno de los efectos secundarios conocidos de la vacuna Moderna. Según los CDC, los efectos secundarios pueden incluir dolor o hinchazón en el lugar de la inyección o fiebre, escalofríos o dolor de cabeza, que se resuelven en pocos días. Tanto el Hospital Deaconess como el departamento de salud de Indiana se negaron a hablar del caso de Skelton, citando las leyes de privacidad de los pacientes.

Skelton escribió en Facebook que los médicos atribuyeron sus temblores a un trastorno de conversión, una condición mental desencadenada por el estrés extremo. En un post de Facebook del 12 de enero, Skelton dijo que seguía sin estar convencida de que el estrés fuera la causa de su estado. Desde entonces, ha estado publicando sobre el uso de aceite de CBD y la “desintoxicación”. Un amigo de Skelton también ha iniciado una campaña de recaudación de fondos, pidiendo 4.000 dólares para pagar a un médico que pueda proporcionarle las “respuestas que merece” sobre su enfermedad. Hasta el 22 de enero, ha recaudado 4.560 dólares de 127 donantes.

Al igual que Skelton, Desselle, residente en Luisiana, recibió su vacuna COVID-19, la de Pfizer/BioNTech, porque trabaja en un centro sanitario. Según los vídeos posteriores publicados en Facebook y las entrevistas que su hijo Brant Griner concedió a RT y al sitio web de comprobación de hechos Politifact, recibió la vacuna en Nueva Orleans el 5 de enero. Una imagen incluida como fotograma en uno de los vídeos muestra a Desselle sosteniendo un folleto sobre la campaña de vacunación en lo que parece una consulta médica. A continuación, afirma haber desarrollado síntomas – latidos anormales del corazón, temblores, dificultad para moverse, fuertes dolores de cabeza – el 9 de enero, cuando fue ingresada en el hospital. En un vídeo publicado desde lo que parece ser su cama de hospital, Desselle afirma que, tras su hospitalización, se le diagnosticó el síndrome de Wolff-Parkinson-White, una enfermedad cardíaca congénita que puede provocar un ritmo cardíaco irregular. No explica si los médicos que la visitaron relacionaron sus síntomas con el síndrome o con la vacuna.

En otro vídeo, dice que su médico cree que sus síntomas estaban “relacionados con la vacuna”. Dijo que hay algunos metales en la vacuna que han hecho esto a mi cuerpo”. La vacuna de Pfizer no contiene ningún metal. Un portavoz de Pfizer dice que los trastornos neuromusculares no están entre los efectos secundarios conocidos de su vacuna.

Ni Griner ni Desselle respondieron a las solicitudes de entrevista; una recepcionista de la clínica donde trabaja Desselle dijo que no había nadie disponible para hacer comentarios. En sus vídeos, y al hablar con la prensa, Griner y Desselle se negaron a revelar dónde se había administrado la vacuna, y los nombres del centro y de los médicos que trataban a Desselle, diciendo que querían proteger su privacidad.

Los datos del VAERS no muestran ningún caso de reacción adversa en Luisiana en el último mes cuyos síntomas se parezcan a los de Desselle, ni presentan informes de reacciones adversas vinculadas al lote de vacunas de Pfizer que ella menciona en uno de los vídeos. En enero de 2021, sólo cuatro mujeres en Luisiana parecen haber sufrido una reacción adversa a las vacunas Covid-19, y todas ellas eran mayores de 50 años -Desselle dijo en un vídeo que tiene 45 años-. Un portavoz de los CDC dice que la agencia de protección de la salud no tiene “datos de eventos adversos en relación con un caso de esta naturaleza fuera de Luisiana”.

Brant Griner, el hijo de Desselle, parece haberse visto sorprendido por el éxito viral de sus vídeos. El 16 de enero, los vídeos desaparecieron de Facebook. En un vídeo posterior, Griner explicó que los había retirado a petición de su madre. “No esperábamos que el vídeo tuviera casi cinco millones de visitas en un par de días, ella está abrumada”, dijo. Añadió que cuando Desselle le envió los vídeos por primera vez, “no sabía que [la enfermedad] iba a ser algo rápido, algo que desaparecería en uno o dos días“. Los vídeos, que aparentemente habían sido configurados como privados, se hicieron públicos brevemente unos días después, y luego Griner los volvió a hacer privados, o los borró, el 21 de enero.

Un portavoz de Facebook dice que la empresa “eliminará la información errónea de COVID-19 que pueda provocar un daño físico inminente, incluida la información falsa sobre vacunas aprobadas” y añade que entre marzo y octubre de 2020 la empresa eliminó más de 12 millones de contenidos de esta naturaleza de Facebook e Instagram. Pero los vídeos de Desselle y Skelton ponen de manifiesto otro reto para la lucha contra la desinformación. En el abismo entre su rápida difusión viral y una respuesta científica más lenta y meditada, el daño ya está hecho.

Incluso antes de que comenzara el despliegue mundial de la vacuna COVID-19, los expertos habían advertido del peligro de “enfermedades incidentales”, es decir, afecciones que se manifiestan poco después de la vacunación, pero que no son causadas per se por las vacunas.

Cualquier vacuna administrada a tal escala está destinada a desencadenar algún efecto secundario poco conocido o, lo que es más insidioso, a ser administrada a personas que posteriormente experimentarán algunos problemas de salud que no están relacionados con la inyección. Según Luis Ostrosky, profesor de enfermedades infecciosas de la Facultad de Medicina McGovern de la UTHealth en Houston (Texas), ni siquiera el examen de los datos brutos del VAERS es suficiente para sacar conclusiones. “Vamos a detectar muchos sucesos que ocurren después de la vacunación y que pueden o no estar relacionados con las vacunas“, dice. A medida que lleguen más informes, las autoridades sanitarias buscarán pistas para separar el trigo de los efectos secundarios de la paja de los incidentes no relacionados y los informes erróneos. “Sólo ese tipo de análisis -observar los patrones- nos permitirá establecer la causalidad“.

Ostrosky afirma que, aunque el despliegue está en marcha y los datos aún se están recopilando, la mejor manera de dar sentido a las reclamaciones de efectos adversos es examinar los datos de los ensayos clínicos. Según su experiencia como director de epidemiología en un hospital que ha vacunado a más de 60.000 personas hasta la fecha, los efectos secundarios más comunes de las vacunas COVID-19 son las erupciones cutáneas y los síntomas gripales, ambos temporales. “La conclusión es que se trata de un despliegue sin precedentes de una vacuna con un nivel de escrutinio e información nunca visto. Y la ciencia está funcionando: estamos empezando a ver informes en tiempo real sobre la incidencia de los efectos secundarios.”

Pero estas certezas científicas no serán suficientes para hacer frente a la difusión de la desinformación y la desinformación sobre las vacunas, en todas sus formas. Según Carl Miller, director de investigación del Centro para el Análisis de los Medios Sociales del grupo de reflexión Demos, el problema requiere algo que vaya más allá de la mera comprobación de los hechos en una plataforma como Facebook, que cuenta con 2.700 millones de usuarios activos mensuales. Lo que hay que hacer con este tipo de desinformación es localizarla y erradicarla a nivel local. “La razón por la que alguien acepta la desinformación es que proviene de una comunidad que tiene una historia de desconfianza en el gobierno y en las ‘grandes farmacéuticas'”, dice Miller. “De ahí viene esto, y por eso tenemos que ir más allá de la desinformación”. Sugiere que se utilicen campañas de divulgación para tratar de afrontar las causas profundas del pensamiento conspiranóico.

Pero, en medio de una pandemia mundial, con la desinformación y la desinformación que circulan por Facebook, hay poco tiempo para la divulgación. Las copias de los vídeos de Desselle y Skelton siguen vigentes en Facebook y más allá. El 22 de enero, al buscar el nombre de Griner aparecieron 69 vídeos de Desselle en el hospital. Las publicaciones de Skelton siguen vigentes, pero ya se han vuelto a publicar copias de sus vídeos en más de 80 grupos, páginas y perfiles de Facebook.

Algunos de esos vídeos han sido calificados como “falsos” o “sin contexto” por los moderadores de Facebook. Muchos no lo han hecho. Más de quince días después de que los vídeos se subieran por primera vez, las imágenes han adquirido su forma definitiva: como un arma de desinformación, carente de contexto, que se utilizará para erosionar sin fundamento la fe en la ciencia. “El problema más importante que tenemos en las redes sociales es que, por un lado, tenemos datos y estadísticas que son aburridos, secos y difíciles de entender, y, por otro, tenemos historias humanas”, dice Miller. “Hay que confrontar eso con las estadísticas que dicen que las vacunas son seguras“.

El artículo original de Wired.co.uk puede leerse aquí. Traducción libre de Cazadores de Fake News.


Comenta y Participa 💬

Tu opinión nos importa. Únete a nuestra comunidad de Telegram y dános tu feedback.

Comparte y ayuda a combatir la desinformación