Cuatro expertos investigan cómo comenzó la teoría de la conspiración del coronavirus 5G [The Conversation]

En tiempos de crisis, las teorías de conspiración pueden propagarse tan rápido como un virus.

A medida que la pandemia de coronavirus arreció en su control sobre un mundo que luchaba por comprender la magnitud de la situación a la que se enfrentaba, fuerzas más oscuras comenzaron a inventar sus propias narrativas.

Los científicos e investigadores estaban — y continúan — trabajando, sin cesar, en busca de respuestas. Pero la ciencia es lenta y metódica. Explicaciones descabelladas sobre cómo comenzó el brote comenzaron a llenar su vacío. Entre estas extrañas explicaciones hay una teoría de que la reciente implementación de la tecnología 5G es la culpable. Pero, ¿dónde comenzó esta teoría, cómo se desarrolló y mutó y qué se puede hacer para detener la ola de noticias falsas? Le pedimos a cuatro expertos que han realizado una amplia investigación en esta área que examinen estas preguntas.

Marc Tuters, profesor asistente de nuevos medios y cultura digital en la Universidad de Amsterdam, y Peter Knight, profesor de estudios estadounidenses en la Universidad de Manchester, examinan los aspectos generales y la historia de las teorías de la conspiración de la relación entre el coronavirus y la tecnología 5G. Luego Wasim Ahmed, profesor de negocios digitales en la Universidad de Newcastle, y Joesph Downing, investigador del nacionalismo en la London School of Economics, comparten los resultados de su nuevo estudio sobre los orígenes de la teoría de la conspiración 5G en las redes sociales.

Un cóctel tóxico de desinformación
Por Marc Tuters y Peter Knight

Las teorías de conspiración sobre la tecnología de los teléfonos móviles han estado circulando desde la década de 1990 y tienen largas raíces históricas. Los médicos hablaron por primera vez de la “radiofobia” en 1903. Tras temores sobre las líneas eléctricas y las microondas en la década de 1970, los opositores a la tecnología 2G en la década de 1990 sugirieron que la radiación de los teléfonos móviles podría causar cáncer, y que esta información se estaba ocultando. Otras teorías de conspiración sobre la tecnología 5G incluyen la idea de que fue responsable de la inexplicable muerte de pájaros y árboles. Existen varias versiones de las teorías de la conspiración 5G y el coronavirus, y con diversos grados de inverosimilitud.

Una de las primeras versiones de la teoría afirmaba que no era coincidencia que la tecnología 5G se probara en Wuhan, donde comenzó la pandemia (esto es incorrecto, ya que la tecnología 5G ya se estaba implementando en otras ubicaciones). Algunos afirman que la crisis del coronavirus se creó deliberadamente para mantener a las personas en casa mientras los ingenieros de 5G instalan la tecnología en todas partes. Otros insisten en que la radiación 5G debilita el sistema inmunitario de las personas, haciéndolas más vulnerables a la infección por COVID-19. Otra mutación de la teoría de la conspiración, afirma que la tecnología 5G transmite directamente el virus. Estas diferentes historias 5G a menudo se combinan junto con otras teorías de conspiración COVID-19, en un cóctel tóxico de información errónea.

Al principio, algunos teóricos de la conspiración insistieron en que la amenaza del virus (y las tasas de mortalidad aparentes) habían sido exageradas. Haciéndose eco del propio lenguaje del presidente Donald Trump , algunos de sus partidarios consideraron esto como parte de un elaborado “engaño” destinado a dañar sus posibilidades de reelección. Otros, particularmente en la extrema derecha en los Estados Unidos, atribuyeron las medidas de cuarentena por emergencia a esfuerzos de un “Estado Profundo” para controlar a la población e hicieron llamados a una “segunda guerra civil“, como respuesta a estos esfuerzos.

Investigadores en un laboratorio del Instituto de Virología de Wuhan, China, en febrero de 2017. EPA-EFE / SHEPHERD HOU CHINA OUT

Otras teorías prominentes incluyen la afirmación de que el virus fue liberado accidentalmente por el Instituto de Virología de Wuhan, o que se hizo deliberadamente como un arma de guerra biológica, ya sea por los chinos o los estadounidenses. Una idea cada vez más popular es que la pandemia es parte de un plan de élites globales como Bill Gates o George Soros, en alianza con Big Pharma, para instituir vacunas obligatorias en todo el mundo que incluirían chips de seguimiento, que luego serían activados por ondas de radio 5G.

Encuestas en varios países, incluidos el Reino Unido , los Estados Unidos , Francia , Austria y Alemania, han demostrado que la teoría de la conspiración del coronavirus más popular es que el virus fue creado por el hombre: el 62% de los encuestados en el Reino Unido cree que esta teoría es cierta para algunos la licenciatura. En la encuesta inglesa, el 21% estuvo de acuerdo, en diferentes grados, en que el coronavirus es causado por 5G y es una forma de envenenamiento por radiación transmitida a través de ondas de radio. En comparación, el 19% estuvo de acuerdo en que los judíos han creado el virus para colapsar la economía para obtener ganancias financieras.

¿De dónde vienen estas teorías?

Pocas de estas teorías son nuevas. La mayoría de ellos son mutaciones o re-combinaciones de temas existentes, a menudo basados ​​en figuras narrativas y maniobras retóricas que tienen una larga historia. Los teóricos de la conspiración generalmente tienen una visión del mundo completa, a través de la cual interpretan nueva información y eventos, para ajustarse a su teoría existente. De hecho, una de las características definitorias del pensamiento de conspiración es que es autosellante, infalificable y resistente al desafíoLa ausencia de evidencia es, irónicamente, a menudo tomada como evidencia de un encubrimiento masivo.

El descarte de la pandemia como un engaño y el cuestionamiento de los expertos científicos está directamente sacado del libro de jugadas de la negación del cambio climático. La teoría 5G sobre las ondas de radio que transmiten o activan el virus, por ejemplo, es una reelaboración de los temores de conspiración de larga data sobre experimentos de control mental , mensajes subliminales y supuestos proyectos secretos de armas militares estadounidenses (todos temas maduros para la industria cinematográfica de Hollywood).

La historia de 5G comparte similitudes con rumores que se remontan a la década de 1990 sobre HAARP (Programa de Investigación de Auroral Activa de Alta Frecuencia del ejército de EE. UU.). HAARP era un gran conjunto de transmisores de radio ubicado en Alaska y financiado por el Departamento de Defensa de los EE. UU. en conjunto con equipos de investigación de varias universidades. El programa realizó experimentos en la ionosfera (la capa superior de la atmósfera) utilizando ondas de radio, y se cerró en 2014. Sin embargo, los teóricos de la conspiración afirmaron que en realidad estaba desarrollando un arma para el control del clima y el control mental. Del mismo modo, se han expresado preocupaciones acerca de que 5G podría ser, de hecho, un arma de alta tecnología cuyo uso representa una ” amenaza existencial para la humanidad “.

También ha habido rumores de conspiración de que Big Pharma está suprimiendo una cura para el cáncer . La idea de que el virus se hizo en un laboratorio refleja las afirmaciones hechas hace un cuarto de siglo sobre el VIH/SIDA. Un origen de esa historia fue un ejemplo temprano de una campaña de desinformación de la KGB. La acusación de que la Fundación Bill y Melinda Gates o George Soros planearon la pandemia del coronavirus es una versión de las fantasías conspirativas de derecha (y a menudo racistas y antisemitas) sobre las élites “globalistas” que amenazan la soberanía nacional e individual. Hay una creciente evidencia de que los grupos de extrema derecha están utilizando de manera oportunista el miedo y la incertidumbre en torno a la pandemia para promover su política de odio.

Las teorías de conspiración populistas a menudo funcionan dividiendo el mundo en nosotros contra ellos, con el objetivo de convertir a personas e instituciones en chivos expiatorios y proporcionar explicaciones simples para fenómenos complejos. Las teorías de conspiración del coronavirus 5G son particularmente desafiantes porque reúnen a personas de partes muy diferentes del espectro político. Por un lado, atraen a la extrema derecha que los ve como parte de un asalto tecnológico del gran gobierno contra la libertad de los individuos. Por otro lado, apelan a la comunidad anti-vaxxer (anti vacunistas) bien establecida, que a menudo se alía con aquellos que desconfían de Big Pharma.

En los Estados Unidos, que está en un año electoral, las estrategias de mitigación del coronavirus se han convertido en un tema divisivo de guerra cultural y el presidente se niega a usar mascarillas o tapabocas. Pero en países como Alemania, los problemas generados por las cuarentenas parecen estar creando conexiones en todo el espectro político, liderados por influenciadores en redes sociales que están trabajando para unir puntos entre comunidades o tribus de teóricos de la conspiración, que previamente estaban aisladas entre sí.

https://twitter.com/AnandWrites/status/1263818537132531714?ref_src=twsrc%5Etfw%7Ctwcamp%5Etweetembed&ref_url=https%3A%2F%2Ftheconversation.com%2Ffour-experts-investigate-how-the-5g-coronavirus-conspiracy-theory-began-139137
“Una obsesión de libertad mal concebida y deformada nos está matando”

Como se ve en el análisis cuantitativo a continuación, estos influenciadores anclan las comunidades de la teoría de la conspiración en las redes sociales. Debido a que estos métodos de análisis proporcionan solo una vista parcial, no es adecuado suponer que los miembros de estas comunidades se encuentran atrapados dentro de cámaras de eco, ni que son incapaces de acceder a puntos de vista diferentes. Sin embargo, los hallazgos se corresponden con los patrones problemáticos descritos anteriormente. Y también muestran que aquellos que creen y propagan teorías de conspiración, pueden provenir de una sección transversal de la sociedad.

Análisis de redes sociales
Por Wasim Ahmed y Joseph Downing

Nuestro estudio se propuso investigar la teoría de la conspiración 5G en Twitter a principios de abril de 2020, momento en el que la conspiración se había vuelto tendencia en el Reino Unido y aumentaba su visibilidad.

Este período de tiempo coincidió con informes de que al menos 20 torres de telefonía 5G del Reino Unido fueron destrozadas, incluyendo daños reportados en una torre perteneciente a un hospital. También hubo ataques incendiarios contra torres 5G en toda Europa continental durante este tiempo.

Nuestra investigación se propuso descubrir quién estaba difundiendo la teoría de la conspiración, el porcentaje de usuarios que creían en la teoría y qué pasos se necesitaban para combatirla. Utilizamos una herramienta llamada NodeXL para llevar a cabo un análisis de redes sociales. NodeXL es un complemento de Microsoft Excel que se puede utilizar para recuperar datos de varias plataformas de redes sociales como Twitter.

Capturamos datos utilizando la palabra clave “5Gcoronavirus” que también recuperó tweets con el hashtag #5GCoronavirus. Los tweets que analizamos se publicaron del 27 de marzo al 4 de abril. La red constaba de un total de 10.140 tweets, que se componen de 1.938 menciones, 4.003 retweets, 759 menciones en retweets, 1.110 respuestas y 2.328 tweets individuales.

Descubrimos que había una cuenta de Twitter específica, configurada como @5gcoronavirus19 con 383 seguidores, que estaba difundiendo la teoría de la conspiración y había influido para impulsarla en las redes sociales. La cuenta envió 303 tweets en siete días. También descubrimos que el presidente Trump a menudo estaba etiquetado en tweets y era influyente dentro de la red sin si quiera haber tuiteado. Esto resalta el argumento que indica que estas teorías son apoyadas por partidarios de extrema derecha.

De un total de 2,328 tweets individuales, el 34.8% de los usuarios creía que la teoría y/o las opiniones compartidas lo respaldaban. Por ejemplo, un usuario no identificado, tuiteó:

¡El 5G mata! #5GCoronavirus ¡están relacionados! ¡Que la gente no sea ciega a la verdad!

Pero el 32% denunció la teoría o se burló de ella. Por ejemplo, un usuario señaló: “¡El 5G no está dañando ni matando a una sola persona! COVID-19 # 5Gcoronavirus “.

El restante 33% eran solo tweets generales que no expresaban ningún punto de vista u opinión personal. Como un usuario que tuiteó: “Tengo un chat de Skype a las 10AM el lunes, COVID-19 #5Gcoronavirus”. Sin embargo, esta manifiesta falta de apoyo a la teoría de conspiración se convirtió por sí misma en un problema, porque a medida que más usuarios se unieron a la discusión, el tema se hizo aún más visible, lo que ocasionó que se convirtiera en tendencia.

Clústers de red
Nuestro gráfico de redes sociales muestra los diferentes grupos dentro de una red. Autor proporcionado (Fuente: autor)

Creamos un gráfico de red social (arriba), agrupando en clústers a diferentes formas y estructuras dentro de la red. El grupo más grande de la red representaban al grupo de “cuentas aisladas“. Estos grupos generalmente se forman cuando un usuario menciona un hashtag en sus tweets sin mencionar a otro usuario. Grandes marcas, eventos deportivos importantes y noticias de última hora, siempre tendrán un grupo de “cuentas aisladas” considerable. Esto sugiere que durante este tiempo, el tema de la conspiración se había vuelto popular y atrajo puntos de vista y opiniones de usuarios que eran nuevos en la red.

La segunda forma de red más grande, aparenta ser una red de “transmisión” y contenía usuarios que estaban siendo retuiteados. Las redes de difusión generalmente se pueden encontrar en los canales de Twitter de celebridades y periodistas. La cuenta de Twitter @5gcoronavirus19, creada para difundir la teoría, formó su propio grupo, asemejándose a una red de transmisión. El contenido generado por este grupo recibió un número tal de retweets que muestran cómo la teoría de la conspiración se amplificaba a medida que los usuarios retuiteaban el contenido compartido

Los teóricos de la conspiración son propensos a usar comentarios o tuits realizados por figuras influyentes, una estrategia que puede funcionar para avivar aún más la amplificación.

Un ejemplo clave de lo último, ocurrió cuando el presentador de televisión Eamon Holmes dijo que los medios no podían decir con certeza si la teoría 5G era falsa. Estos comentarios cayeron fuera del período de tiempo que estudiamos. Pero es probable que hayan tenido un impacto en las plataformas de redes sociales. Holmes fue fuertemente criticado por Ofcom, quien señaló que sus comentarios corrían el riesgo de socavar la fe del público en la ciencia.

La pandemia de desinformación

Meses antes de que las torres de telefonía móvil fueran atacadas en el Reino Unido, la “infodemia” (una amplia y rápida difusión de información errónea) se estaba desarrollando a un ritmo acelerado. En Francia, se difundió la noticia en Facebook de una deliciosa cura para el virus: el queso Roquefort. Y una amenaza a la salud pública mucho más peligrosa que el queso azul, el bulo de que la cocaína podría curar el COVID-19, hizo que el Ministerio de Salud francés emitiera una declaración de advertencia:

“No, la cocaína NO protege contra #COVID19. Es una droga adictiva que causa efectos adversos graves y perjudiciales para la salud de las personas”.

Algunos argumentan que eventos extraños como este, que surgen del mundo en línea de noticias falsas, los memes y la desinformación, fueron los que llevaron a Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos. Dado que una encuesta mostró que el 75% de los estadounidenses creyeron noticias falsas durante esa elección, esta afirmación no es tan escandalosa como parece inicialmente. Pero hay otra teoría. En vez de que la actividad de las redes sociales conduzca a acciones directas en el “mundo real”, lo contrario podría estar ocurriendo. Por ejemplo, un evento importante como la Primavera Árabe fue una acción del mundo real que causó un efecto dominó en las redes sociales.

Muchas fuerzas oscuras siguen trabajando en Internet durante los eventos de gran importancia. Intentan difundir una agenda de noticias falsas y cambiar la forma en que dichos eventos son percibidos y construidos, a veces de formas peligrosasOtra de nuestras investigaciones, llevada a cabo con Richard Dron de la Universidad de Salford, examinó las representaciones de musulmanes durante el incendio de Grenfell y rastreó cómo el incidente fue cubierto en Twitter, en horas en que las llamas permanecían ardiendo, durante las primeras horas del 14 de junio de 2017. Los días siguientes, tanto celebridades como los políticos serían criticados por difundir desconfianza sobre las cuentas oficiales del incendio.

Un desmentido categórico sobre la conspiración 5G y COVID-19 realizado por algún líder mundial, al momento de surgir, habría ayudado a mitigar el efecto de la teoría en el público. Pero durante ese tiempo, Boris Johnson, el primer ministro del Reino Unido, estaba enfermo con COVID-19 y no pudo refutar las teorías de forma directa.

Aunque esto hubiera ayudado, creemos que la lucha debería tener lugar, idealmente, en la plataforma en la que se comparte la conspiración. Nuestro trabajo en curso sobre influenciadores en el mundo del fitness, demuestra cómo figuras de la cultura popular con grandes seguidores en Twitter y otras plataformas de redes sociales a veces pueden tener mayor atractivo, y ser más creíbles, que políticos o cuentas “oficiales”. Por ello creemos que los gobiernos y las autoridades de salud deberían recurrir a influenciadores de redes sociales para contrarrestar la información errónea.

También es importante tener en cuenta qué sitios web compartían las personas en el momento, ya que es probable que jueguen un papel clave en la difusión y existencia de estas teorías. Como era de esperarse, sitios web de “noticias falsas” como InfoWars publicaron una serie de artículos que indicaban que existía un vínculo entre el COVID-19 y la tecnología 5G. YouTube también apareció como un dominio influyente, ya que muchos usuarios de Twitter, compartieron contenido en video sobre estas teorías.

Preocupantemente, nuestro estudio descubrió que un pequeño número de usuarios de Twitter estaban felices de ver la publicación de imágenes de torres de 5G dañadas y esperaban que más fueran atacadas. Twitter ha estado tomando medidas y bloqueando a los usuarios para que no compartan teorías de conspiración 5G en la plataforma. YouTube también ha prohibido el contenido que contenga información médica errónea. No ha sido fácil para las plataformas de redes sociales mantenerse al día, ya que la pandemia ha dado lugar a más de diez teorías de conspiración diferentes .

Una forma en que el público puede unirse a la lucha contra las teorías de conspiración es informar contenido inapropiado y/o peligroso en las plataformas de redes sociales y, lo que es más importante, evitar compartir o interactuar con ellos. Mientras tanto, los principales medios de comunicación en la televisión pública, los periódicos y la radio deberían estar haciendo su parte discutiendo y disipando las teorías de conspiración a medida que surjan.

Pero las plataformas de redes sociales, los ciudadanos y los gobiernos deben trabajar junto con expertos para recuperar la confianza y desacreditar el diluvio de noticias falsas y teorías en constante evolución.

Mutaciones.
Por Marc Tuters y Peter Knight

El video de conspiración viral, Plandemic es un ejemplo clave, ya que ha ayudado a que las teorías de conspiración de coronavirus se propaguen aún más en las creencias convencionales. El video, que se hizo viral brevemente en YouTube y Facebook hasta que fue eliminado, se centró en un virólogo desacreditado que promueve la teoría de que la pandemia de coronavirus era un complot de Big Pharma para vender vacunas. Aunque tales teorías de conspiración están menos extendidas que el torrente de información errónea sobre el coronavirus que está siendo catalogado y desacreditado por los grupos de vigilancia de los medios, lo que es particularmente preocupante es cómo están mutando y combinándose en formas nuevas y potencialmente peligrosas a medida que las diferentes tribus convergen e invaden la corriente popular de difusión de contenidos, usando videos ingeniosos que involucran a expertos “reales”.

Con el coronavirus, las teorías de conspiración 5G existentes se han sobrealimentado, lo que lleva, por ejemplo, a nuevos movimientos de protesta como las “protestas de higiene” en Alemania. En estas protestas, configuraciones desconocidas de activistas de izquierda y derecha están encontrando una causa común en su indignación compartida hacia los protocolos de la cuarentena.

En los últimos años, las teorías de conspiración de Deep State como Pizzagate y QAnon se desarrollaron por primera vez dentro de comunidades reaccionarias de la “deep web”, antes de extenderse a la corriente popular, donde fueron amplificadas por robots de desinformación, personas influyentes en redes socialescelebridades y políticosPrósperas comunidades virtuales han crecido en torno a estas teorías, agrupadas en torno a los empresarios de teorías de la conspiración. Un número significativo de estas cifras, con algunas excepciones notables, han reinterpretado la pandemia de coronavirus a través de su lente conspirativa particular. Con el coronavirus como una cadena común que conecta a estas diversas tribus, el resultado ha sido una fertilización cruzada de ideas. Tales teorías de conspiración hibridadas parecen estar apareciendo en todos los puntos del espectro político y de la web, en contraste con los casos anteriores cuando surgieron principalmente de los márgenes y se extendieron a la corriente popular.

Las plataformas de redes sociales están tomando medidas contra las noticias falsas. Shutterstock / VasinLee

En comparación con los estallidos anteriores de noticias falsas, las plataformas de redes sociales han respondido de manera proactiva a la abundancia de información problemática relacionada con el coronavirus. Google, por ejemplo, realiza curaduría de los resultados de búsqueda relacionados con el coronavirus, lo que significa que solo cita fuentes autorizadas y como respuesta a las búsquedas, presenta resultados donde usualmente se citan a esas fuentes autorizadas.

Las plataformas también han estado mucho más dispuestas a eliminar contenido de tendencias problemáticas, como en el caso del video Plandemic que YouTube eliminó en 24 horas, aunque no antes de que hubiera alcanzado 2.5 millones de visitas. Si bien este tipo de contenido prohibido migra inevitablemente a una ” ecología alternativa de medios sociales ” de sitios como Bitchute y Telegram, su audiencia mucho más pequeña disminuye el alcance de estas teorías de conspiración y socava las fuentes de ingresos de sus empresarios.

En una era en la que la desconfianza pública hacia las instituciones y la sospecha de las élites es uno de los factores que contribuyen al surgimiento global del populismo nacional, la comunicación del conocimiento autorizado es sin duda un desafío para los gobiernos.

En este momento de enorme incertidumbre, el liderazgo capaz y honesto es una de las únicas medidas verdaderamente efectivas que ayudará a controlar la propagación de la información errónea sobre el coronavirus y los políticos deberían dejar de lado las lealtades de los partidos mientras enfrentan el problema. Para todos los demás, esto significa aceptar que las soluciones a corto plazo son poco probables y que las personas deben confiar en los expertos, pensar antes de compartir el contenido de las redes sociales y cuidarse mutuamente.

Artículo publicado originalmente en The Conversation, 11 de junio de 2020.

Autores:

  1. Wasim Ahmed: Profesor de Negocios Digitales, Universidad de Newcastle
  2. Joseph Downing: LSE Fellow Nationalism, London School of Economics and Political Science
  3. Marc Tuters: Departamento de Medios y Cultura, Facultad de Humanidades, Universidad de Ámsterdam.
  4. Peter Knight: Profesor de Estudios Americanos, Universidad de Manchester.

Traducción: Adrián González para Cazadores de Fake News.


Comenta y Participa 💬

Tu opinión nos importa. Únete a nuestra comunidad de Telegram y dános tu feedback.

Comparte y ayuda a combatir la desinformación