Confesión de un troll de Internet: “Provocamos un nuevo nivel de agresión” [Texty]

La siguiente es la traducción de un artículo originalmente publicado por la página Texty el 9 de noviembre de 2020, en ucraniano.

Traducido al español desde la versión en inglés por Cazadores de Fake News, con autorización de Texty.

¿Imaginas cómo es un troll de internet? Conocimos a uno en una cafetería de Kiev (Ucrania). Parece tener 25 años, da la impresión de ser una persona bien criada y educada. Inmediatamente acordamos las condiciones de confidencialidad: cambiar el nombre, no mencionar los detalles del trabajo que puedan llevar a la identificación. También pide que no se le llame bot.

Texty no pudo verificar de otras fuentes todo lo que dijo el “troll”, pero dada la importancia del tema, decidimos publicar esta historia de todos modos.

No soy un bot, sino un troll. Los bots son, en su mayoría, un mero programa que distribuye comentarios de copia/pega. Ahora bien, los trolls son personas vivas que saben formular comentarios individuales personales y manipular la opinión pública a través de ellos“.

Nuestro interlocutor trabaja a distancia desde Kiev con una granja de bots de uno de los países postsoviéticos. Afirma que consiguió el trabajo por recomendación de unos conocidos como “asistente de gestión de medios sociales (SMM)”. Dijeron que “se necesita una persona antes de las elecciones“.

“En principio, no quería trabajar en el ámbito de la información nacional ucraniana. Es mejor hacer lo que hago en algún sitio aparte”, explica. “Sin embargo, también se puede conseguir un trabajo a través de los anuncios de un “puesto de gestor de SMM” o “gestor de atención al usuario en redes sociales“, o “se necesita una persona para dar “like” a las fotos y dejar comentarios“.

El objetivo principal de la granja de bots en la que trabaja el troll es apoyar al actual régimen de este país. Por eso está convencido de que sus acciones son supervisadas por representantes de la seguridad del Estado local y de las agencias de inteligencia interna. Y éstos, a su vez, tienen estrechos vínculos con sus homólogos en Moscú, como en cualquier país de la Comunidad de Estados Independientes (CEI), bajo influencia rusa.

Para confirmar sus palabras, el troll dice que la granja de bots está promoviendo activamente mensajes como la nocividad de las “revoluciones de colores“, la idea de la “hermandad con los rusos” (ambas narrativas son populares en la propaganda rusa dirigida a las repúblicas de la ex-URSS o “cercanas al extranjero” como las llaman los rusos, – nota de redacción).

“Conceptos”, “vectores”, narrativas

“La estructura de la organización para la que trabajo es la siguiente: hay un único “centro de control” que realmente produce los “conceptos” básicos y lleva a cabo la coordinación general. A continuación está, digamos, el departamento de análisis y seguimiento, que vigila y analiza el espacio informativo, buscando temas y materiales resonantes que puedan provocar una reacción no deseada en la población o, por el contrario, cumplir plenamente con la ideología del régimen.

Después de encontrar el material pertinente, el departamento prepara un “vector“, una especie de narrativa, al hilo de la cual debe formarse la opinión pública. El vector indica que hay que criticar o apoyar el post elegido, y esboza cómo hacerlo.

Por ejemplo, si alguien escribe un post sobre la necesidad de llevar máscaras, el “centro de control” puede emitir una narrativa para criticar al autor, en particular, diciendo que las máscaras no sirven para nada. O viceversa, para apoyarlo, afirmando que las máscaras salvan vidas y que es muy importante llevarlas, y, en general, por qué alguien se atreve a salir a la calle sin máscara faltando al respeto a los demás y exponiéndolos al peligro”.

Una vez definido el “vector“, se envía a los “coordinadores del equipo” junto con el enlace al material encomendado.

Los coordinadores coordinan directamente a los trolls y bots, sus horarios de turno, les proporcionan las narraciones y los enlaces a los materiales que deben comentar, leen en voz alta los comentarios preparados, etc. El coordinador también se comunica con el departamento de técnicos que se encarga de crear y mantener las cuentas y automatizar sus operaciones.

Tras recibir los enlaces y vectores del coordinador, los trolls preparan los borradores de los comentarios para enviárselos a él para que los apruebe. Los comentarios pueden variar en su alcance, pero deben transmitir claramente el “vector” entregado.

“¿Por qué el comentario es neutro si debería ser agresivo?”

La instrucción puede ser responder a alguna publicación con entre 2 y 20 comentarios de contenido deseado.

“Al revisar el borrador de los comentarios que has redactado, tu superior te puede responder, por ejemplo, “¿por qué el comentario es neutro cuando debería ser agresivo o generar dudas?”, dice el troll.

Sólo los comentarios aprobados pueden seguir colocándose debajo de los posts. Si se publica un comentario no aprobado o que no coincide con el “vector“, algún troll puede ser despedido. En su turno, cada troll procesaba al menos una docena de enlaces, es decir, unos 100 comentarios.

El contenido para los bots es más simple, es más bien una plantilla sencilla como: “Ahora es mucho mejor que antes” que se copia y pega. Y distribuyen miles de ellos.

Además, se pueden utilizar memes, stickers y gifs prefabricados con comentarios“, ya que la gente muerde el anzuelo y los cree “con más gusto

Entre las responsabilidades de los trolls y los técnicos también está la actualización periódica del contenido de las cuentas que mantienen. Esto se hace periódicamente, aunque no muy a menudo, para que las cuentas de los trolls se parezcan a cuentas normales de usuarios reales en las redes sociales.

En general, los trolls tienen un horario de trabajo normal con turnos de mañana, día, tarde o noche.

“Es como en cualquier fábrica: te registras en el sistema, trabajas, te dan de baja, te desconectas”, explica el troll. Sin embargo, el salario de los trolls es bajo, ronda unos cientos de dólares.

Por supuesto, este es un trabajo más para un estudiante que para una persona que tiene que mantener a su familia. Aunque el lado positivo es que se trata de un buen trabajo a tiempo parcial: puedes elegir un turno conveniente que no coincida con el trabajo principal.

Trabajar como troll de internet es más un trabajo a tiempo parcial para un estudiante que una carrera para una persona que tiene que mantener a su familia.

“Tomo regularmente un café en la misma cafetería acogedora y tranquila, y una vez empecé a notar que cuando no hay visitantes, el barista está constantemente mirando su ordenador portátil mientras hace clic en las pestañas con varias cuentas de redes sociales abiertas. Una vez miré accidentalmente su pantalla y vi allí algo parecido a lo que yo tengo en la mía: una tabla con comentarios breves y una lista de nombres de usuario. Creo que esto es algo común en toda Ucrania”.

Cuanto más enfurezcamos al autor del post que comentamos, mejor

El trabajo de los trolls toma en cuenta el número de likes bajo el comentario y la reacción que provoca.

“Críticas, likes, comentarios: cuanto más enfurezcamos al autor del post bajo el que comentamos, mejor – ya que si la gente reacciona, entonces sentimos y comunicamos opiniones resonantes. Se cree que los mejores resultados se obtienen cuando los usuarios reales que comentan el mismo post, se ven influenciados por nuestros comentarios y cambian de opinión, empiezan a dudar o incluso a odiar al autor del post, o cuando el autor del post lo borra a causa de nuestros comentarios.”

Provocar agresión

Sin embargo, las consecuencias del trabajo de los trolls pueden ser mucho más dramáticas. Según el interlocutor, el trolling en Internet forma parte de la “represión general a la disidencia en el país en el cual se trabaja“.

“Las personas que se preocupan [por la opresión del régimen – nota de redacción], existen en cualquier país. Cuando alguien escribe algo a favor del libre pensamiento o la libertad de expresión, simplemente nos agolpamos debajo de su post con comentarios. Luego de eso, la persona puede desaparecer, ser despedida, o incluso acabar tras las rejas“.

Además, el trabajo de los trolls de Internet puede ser uno de los motivos de encarcelamiento de los disidentes.

El trolling en Internet forma parte de la represión general a la disidencia en el país en el cual se trabaja

“Los activistas son indeseables y suelen ser opositores a cualquier régimen; simplemente les provocamos un nuevo nivel de agresividad [a los activistas – nota de redacción] para que se vuelvan locos y empiecen a decir o escribir cualquier cosa. Y esto conlleva una responsabilidad”, se encoge de hombros mi interlocutor.

Según el troll, una vez su granja de bots se encargó de desacreditar a uno de los ministros y mancillar su reputación en las redes sociales para eliminar las posteriores reacciones negativas a su destitución, e incluso para manipular a los usuarios y hacerles creer que es “indigno de su cargo”, “peligroso y corrupto”. El régimen necesitaba algún tipo de chivo expiatorio.

“En cuestión de sólo dos semanas, los usuarios de las redes sociales pasaron de cantar sus alabanzas al odio real. Todo el mundo acogió su destitución con alegría y alivio y la calificó de decisión acertada”, dijo el troll.

“O, por ejemplo, los mítines y las marchas, el problema eterno de cualquier gobierno. Ahora llevamos cuatro meses seguidos viendo marchas en Bielorrusia [la entrevista se realizó en noviembre de 2020, – nota de redacción]. Para los mensajes con llamados a impedir las marchas, el vector principal, sería: “¿Para qué ir a las marchas? Sólo asisten los de clase baja, el lumpen, que no quieren entender que los organizadores les engañan”.

Un día trabajamos tan bien que nadie vino a la marcha“.

No es necesario conocer su idioma local

Los trolls de Internet manejan varias decenas de cuentas, cada una de las cuales tiene perfiles en diferentes redes sociales; en los países postsoviéticos, las principales son Facebook, Instagram y YouTube

“La gente cree que un troll debe “pasar el rato” constantemente bajo un post elegido, lanzando un comentario cada pocos minutos. El trabajo del troll se basa en una premisa ligeramente diferente.

“El troll tiene varias docenas de cuentas, cada una de las cuales tiene varias redes sociales a la vez – es como una persona real que tiene Facebook, Instagram, Telegram, Vkontakte, YouTube. Así que soy como una persona real que hojea el feed de noticias y comenta varias publicaciones en una red social relevante.

“Técnicamente, todo está automatizado, hay programas que permiten mantener varias cuentas abiertas, tener en cuenta los algoritmos de las redes sociales. El trabajo, por supuesto, se realiza a través de una VPN [una red privada virtual que enmascara la ubicación original del usuario, – nota de redacción], por lo que no se puede rastrear nuestra ubicación“, dice el troll.

Su granja de bots funciona ahora en Facebook, Instagram, Youtube, Telegram y Vkontakte.

“Ahora la audiencia más grande y más activa está en Facebook, Instagram y YouTube. TikTok está empezando a ponerse al día, ya hay una gran audiencia, pero todavía se considera algo nuevo.”

La granja de bots no interactúa mucho con Odnoklasniki [la segunda red social más popular de Rusia, – nota de redacción].

“Esta red social está casi muerta, no hay público objetivo, no hay gente razonable, casi no trabajamos con ella”, dijo el troll.

También evitan Twitter, aunque el motivo es diferente: esta red social no es demasiado popular en los países de la antigua Unión Soviética.

Otra cuestión aparentemente lógica sobre las condiciones de trabajo en un entorno de lengua extranjera parece insignificante para el troll. A saber, la necesidad de conocer el idioma local. Como en muchos otros países postsoviéticos, así como en Ucrania o en el país donde trabaja el troll, el idioma ruso sigue dominando.

“Muchos lugareños no conocen realmente su propio idioma y sólo hablan ruso. Por eso basta con saber unas pocas palabras en su idioma, y te tomarán por uno de ellos”, dice el interlocutor.

Aunque la población local ya empieza a darse cuenta de que la barrera lingüística es un serio obstáculo para la propaganda rusa.

“Los ejemplos de Lituania, Letonia, Estonia y Georgia muestran cómo la influencia de los trolls en las redes sociales puede ser casi eliminada con la barrera del idioma: sus jóvenes ya no se comunican en ruso y no lo utilizan en las redes sociales. Incluso los usuarios de Facebook en ucraniano se ríen a veces de los comentarios que tienen un significado completamente diferente tras ser traducidos del ruso a través de Google Translate”, explica.

Algunos líderes de opinión intentan comunicarse sólo en su lengua nacional. Aunque los propagandistas tienen su propia respuesta a esto.

“Es cierto que es raro, pero a veces, como los bots, recibimos algunos comentarios ya hechos en el idioma local. Sólo tenemos que publicarlos, por así decirlo, para diluir el contenido ruso con la autenticidad“, dijo el troll.

Solo bloquéalos

En general, según el interlocutor, la gente de todo el mundo trata Internet y las redes sociales como algo totalmente seguro, algo propio.

“Alguien te envía una solicitud de amistad y le gusta alguna de tus fotos, y ya está: añades a un usuario a tus amigos, le das acceso a ti mismo. Y el troll tiene la oportunidad de comentar tus publicaciones”.

La gente no entiende que muchos grupos de redes sociales aparentemente inocentes, cuyas publicaciones reenvía, también sirven para manipular sus opiniones

Del mismo modo, dice, la gente no entiende que muchos grupos de redes sociales aparentemente inocentes, cuyas publicaciones reenvían, también salen para manipular sus opiniones.

“Por ejemplo, un grupo sobre la pintoresca Ucrania que sólo tendría fotos bonitas y noticias positivas sobre Ucrania, ese grupo puede ser creado en realidad en algún lugar de Moscú por un troll como yo, porque a todo el mundo le gustan las buenas fotos y las publicaciones inspiradoras. Y luego, un año y medio después, lo pueden llenar con el contenido que su cliente necesita. O un grupo con hechos históricos tristes sobre Ucrania -asesinatos, violaciones, traiciones- crearía la imagen de ucranianos desfavorecidos y engañados. Es fácil promover la venganza o la justicia a través de los seguidores de un grupo así o, por el contrario, crear la imagen de una nación humillada y pobre“, dice el troll.

La gente no sabe separar el grano de la paja, se deja llevar por cualquier cosa: titulares escandalosos, chismes, falsificaciones descaradas; la mayoría ni siquiera piensa en la exactitud de la información, la fuente, la fecha de creación“, añade el troll de Internet.

Al mismo tiempo, dice que es muy fácil distinguir un troll o un bot: “Abre su perfil, puede carecer de foto, estar registrado en grupos aleatorios, no tener publicaciones. Normalmente, varios bots comentan uno tras otro, e incluso pueden tener la misma fecha de creación de la cuenta o las mismas fotos de perfil“.

La gente no sabe separar el grano de la paja, se deja llevar por cualquier cosa: titulares escandalosos, chismes, falsificaciones descaradas; la mayoría ni siquiera piensa en la exactitud de la información, la fuente, la fecha de creación”, añade el troll de Internet.

A la pregunta de qué consejo puede dar a una persona sometida a un ataque de trolls o bots, el interlocutor responde:

Habilitar los comentarios de sólo amigos y conocer personalmente a los que se añaden como amigos. Además, si se trata de un bot, deberías bloquearlo. Esta es la única manera de combatirlos. Sus capacidades técnicas tampoco son ilimitadas. Y en general, si tienes tu propia opinión, no importa lo que se escriba debajo de tu post. Hoy en día, cualquier opinión puede ser criticada. Y muy a menudo esto se hace deliberadamente: para desacreditar a una persona, para hacerla dudar de sus opiniones“.

Nuestra gente está llena de complejos, por alguna razón siempre quieren la aprobación o caer bien. Por eso, simplemente aconsejo no reaccionar ante esos comentarios, sino reportar a sus autores y bloquearlos“.


Comenta y Participa 💬

Tu opinión nos importa. Únete a nuestra comunidad de Telegram y dános tu feedback.